Editorial 72

  

¿QUIERES SER FALLERA MAYOR?

 

José SolerEsta pregunta, que hasta hace poco podía parecer una broma, porque ser Fallera Mayor era el sueño de muchas chicas, se ha convertido hoy  en una delicada circunstancia a veces difícil de resolver para muchas comisiones.

 

Se acerca el verano y antes de la diáspora estival en la Comisión había que dejar muchas cosas atadas y bien atadas. La contratación del artista es lo primero que se resuelve naturalmente pero, ¿tenemos ya Falleras Mayores? Todos sabemos que ocupar este cargo conlleva un dispendio más o menos oneroso. El boato de las salientes va a marcar una raya en ocasiones costosa de superar: varios trajes, aderezos, invitaciones a las chicas de la Corte, a los falleros de la Comisión, familiares y amigos, regalos, video, fotografías y un etcétera en el que entran muchas cosas. Total que los papás se lo piensan y rechazan el honor  ofrecido.

Y como las renuncias son muchas la Comisión se ve sin Fallera Mayor. Entonces comienza una búsqueda casi frenética llegando, incluso, a poner un anuncio en la prensa ofreciendo el cargo. Otra solución “in extremis” que ya hemos visto es que la Fallera Mayor saliente repita reinado.

Algo parecido ocurre con las fiestas de Moros y Cristianos en las que, ante la falta de voluntarios para el nombramiento de Capitán o Alférez, han ocupado su lugar féminas de la comparsa y hasta se ha llegado al caso de compartir la capitanía dos personas. Con esta solución se aligeraban los gastos que conlleva el cargo.

Bien está que todas y todos quieran lucirse en beneficio propio y de la fiesta, pero pienso que es deber de la Comisión marcar una trayectoria acorde con su categoría y no aceptar que un año se quiera epatar a todo el mundo, sin pensar si en el siguiente ejercicio se podrá mantener el mismo tono. Ello conducirá a tener que buscar a las nuevas Falleras Mayores con un candil o con un anuncio en los periódicos como ya he dicho, suprema decisión que en nada favorece a la fiesta y mucho menos a la Comisión que así procede dando pruebas de su incompetencia. Y si tienen suerte y lo consiguen las falleras de la Comisión se encontrarán con una Fallera Mayor cunera al estilo de los políticos, que carece de arraigos con el resto de la Comisión.

 

                                                            José Soler Carnicer

Editorial 73

  

La Festa de la Mare de Déu de la Salut de Algemesí reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO

 

         José Soler CarnicerEl 8 de Diciembre del pasado año fue un día inolvidable para Algemesí. La ciudad de la Ribera celebraba por todo lo alto que la UNESCO, el 29 de Noviembre, en la reunión celebrada en Bali (Indonesia) había declarado a la Festa de la Mare de Déu de la Salut como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Esta fiesta aúna tradición, fe y el compromiso cívico de un pueblo transmitido de generación en generación desde hace más de cuatro siglos. Así en el desfile que recorre las calles de Algemesí en el mes de Septiembre, se une la devoción religiosa del pueblo hacia su celestial Patrona con cuarenta y ocho horas de fiesta ininterrumpida en la que participan más de mil personas durante la procesión general. Desfilan en ella personajes bíblicos, la popular Muixranga y las danzas de  Els Bastonets, Les Llauradores, Els Pastorets, Els Arquets, la Carxofa y Els Tornejants, grupos formados por vecinos de los cuatro barrios históricos del pueblo. Ellos mismos han confeccionado de manera artesanal todos los trajes y conservado las partituras musicales que se interpretan en cada baile, siendo la base de la continuidad de la fiesta.

La defensa del Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad fue aprobado en 1974 por la UNESCO. España se incorporó en 1974 y en la actualidad es el segundo país con mayor número de bienes declarados Patrimonio de la Humanidad en el mundo, detrás de Italia.

En la comunidad Valenciana son ya seis los lugares o actuaciones que han recibido esta calificación. Son: La Lonja de Valencia, el Palmeral de Elche, el Tribunal de las Aguas de la Huerta de Valencia, el Misteri de Elche, el Arte Rupestre del Arco Mediterráneo y ahora la Festa de la Mare de Déu de la Salut de Algmesí.

 

                                                             José Soler Carnicer

Editorial 74

  

                     PAÍS DE FIESTAS

 

 José SolerEso, al menos, semejan nuestras tierras. Después del atracón que nos hemos dado con las Fallas, las Gaiatas y los desfiles cuaresmales de estos días de la Semana Santa Marinera de Valencia y de tantos otros lugares de la geografía valenciana, Alzira, Gandia, Crevillent, L´Alcora u Orihuela, nos llegan las festividades del Patrón de la Comunidad Valenciana, Sant Vicent Ferrer, especialmente en Lliria; el esplendor y boato de los Moros y Cristianos de Alcoy; el increíble Traslado el Día de la Vírgen de los Desamparados en la capital: la policromía y el perfume de las Cruces de Mayo de tantos pueblos o el Día de la Rosa de Chóvar; los mayos que se cantan en muchos pueblos, sin olvidar que el día 23 de Mayo se celebra el Día del Libro. ¿Hay quien de más?

Pues sí, capítulo aparte merecen las romerías y peregrinaciones de los meses de Abril y Mayo, comenzando por la que lleva a miles de alicantinos desde la capital hasta el Monasterio de la Santa Faz,  o la también multitudinaria que marcha desde el Santuario de Orito a la Cueva de San Pascual Bailón en Monforte del Cid, y otras más  sencillas y entrañables, como la de la Virgen de la Consolación en Alpuente.

Finalmente hablaré de las peregrinaciones. Estas gozan de la intimidad del carácter penitencial original con el que se celebran, a diferencia de las romerías festivas mencionadas o la de Les Canyes de Castellón, si bien la atención mediática de la televisión les ha hecho perder parte del recogimiento que envuelve a los peregrinos. Su finalidad  es cumplir un voto hecho por sus antepasados, a manera de penitencia, en  agradecimiento por haber recibido el don pedido, con el compromiso legado a sus descendientes de continuar cumpliéndolo. Es el caso de Els Pelegrins de Les Useres, yendo a pie al Convento de Sant Joan de Penyagolosa y Els Pelegrins de Catí cuando van a caballo a Sant Pere de Castellfort.

 

                                                                        José Soler Carnicer

Editorial 75

  

          LAS FALLAS PATRIMONIO CULTURAL INMATERIAL DE LA HUMANIDAD

 

José Soler Las Fallas han pasado de ser una simple Festa de Carreri a  constituir una manifestación que va mucho más allá del simple divertimento de un grupo de vecinos que alzaban sorpresivamente una falla en una noche del mes de Marzo.

 

Aquel chusco monumento no podía quedarse estancado en una simple hoguera, como ocurre en otras comunidades. Nuestro carácter y nuestra inventiva nos obligaban a más. Y pronto alguien tiró unos petardos y más tarde una traca. Y más todavía, para que no fuese difícil la identificación de la aviesa crítica del monumento, un improvisado vate escribía unas cuartetas bufas que se pegaban en las paredes de las casas o en el mismo catafalco, señalándolo claramente. ¡La Falla ya había nacido!

Pero nuestro carácter nos seguía exigiendo más y con la competencia fueron superándose los monumentos que, como no podía ser menos, dado nuestro espíritu artístico, se fueron convirtiendo en verdaderas obras de arte.

Y como una fiesta resulta insípida si no hay música y bullicio se pidió la participación en la fiesta de las bandas de música y se aumentó la dotación pirotécnica bajo la forma de nascletàs y castells.Lo demás ya es historia. La fiesta ha ido desarrollándose en un crescendo imparable que parece no haber tocado fondo, ni tener fin.

Las Fallas en 1946 recibieron el título de Fiestas de Arte de Interés Nacional y en 1965 el de Fiestas de Arte de Interés Nacional y Turístico. Un reconocimiento mayor llegó en 1980 cuando fueron declaradas Fiestas de Arte de Interés Turístico Internacional.  En 2005 según un estudio realizado en Holanda la Fiesta de las Fallas es la número uno de un  “TOP-50” de Europa, s. O lo que es lo mismo, las FALLAS SON LA MEJOR FIESTA DE EUROPA”.

Pero queremos más, porque merecemos más. Valencia quiere y desea que la Fiesta de las Fallas sea declarada por la UNESCO Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad pues motivos y razones  para merecer este reconocimiento no le faltan.

Ahora, con el apoyo oficial y popular se presentará la petición en la sede de la UNESCO de París, en Octubre del presente año.

 

                                               José Soler Carnicer

Editorial 76

  

CONTRA LA CRISIS

 

 José Soler Carnicer               Parodiando a Machado podríamos escribir que la crisis ya ha llegado y que todos sabemos cómo ha sido y que la palabra que lo explica se llama despilfarro. Porque todos de una u otra manera hemos participado de él -nos habíamos pasado un rato- y como en todas las pandemias hay que buscar un antídoto, que en las actuales circunstancias se llama austeridad. Pero esta hay que administrarla con prudencia, sin extremismos perjudiciales. No debemos quitarle a nuestra  fiesta al boato que la distingue y caracteriza pues perdería su esencia. ´

Hemos llegado al momento en que debemos acudir a otra frase, que no se de quién es  ahora, pero muy expresiva “la imaginación al poder” y de eso sabe mucho nuestro Director. No tengo una varita mágica como aquella de Cenicienta que convertía una calabaza en una carroza maravillosa,  pero si quiero  aportar mi granito de arena con algunas ideas pero eso sí, repito, sin, mermar la calidad de la fiesta, pues rincones hay donde  trabajar. Ha llegado el momento de cortar la sangría de falleros en los censos de las comisiones. Para eso lo primero es crear una sentido de comisión y,  claro, que esta ofrezca, no solo poda y exija. Hay que hacer agradable la vida en el casal con reuniones de todo tipo, cenas de sobaquillo, campeonatos diversos, charlas, exposiciones, proyecciones. Clases (siempre habrán  falleros expertos en informática. Historia, geografía, gastronomía).

Celebrar con actos especiales distintas festividades a lo largo del año, como la visita de los Reyes Magos, la Nit de Sant Joan, el Nadal,  el 9´Octubre, el Carnestoltes, concursos de paellas, etc.. “Tot aixó fa compànyonia” y falla.

Organizar salidas en grupos del barrio para conocer mejor nuestra ciuad, sus museos, monumentos. Para ello hay muchas guas que nos descubrirán lugares que no conocíamos y su historia.. Yo recomiendo, porque soy su autor “Descubre Valencia. Rutas a pie por la ciudad”, una obra que permite recorrerla y conocer los alrededores..

Son muchas las comisiones que ya practican estas propuestas que he expuestos, pero se también que hay muchas que aún no han salido de su inercia. Pues bien tengan éstas en cuenta que si ponen en marcha algunas de estas ideas,  su comisión dará un vuelco para encarar mejor la crisis que, pese a todo, aún nos atenazará.

                                                             José Soler Carnicer