Editorial 80

  

FALLAS: ¿DÓNDE PUEDO DEJAR EL COCHE?

               Y no me voy a referir a los sufridos habitantes de esta ciudad que aceptamos con resignación el problema viario que complican no solamente los monumentos fallero, sino también a las carpas de las comisiones que van proliferando a más cada año Lo sufrimos porque nos gustan las fallas y las disfrutamos pese a los inevitables cortes de calles. Los que aquí vivimos  nos las arreglamos como podemos, pero ¿y los forasteros?

 

Haber peatonalizado el centro histórico de València me parece una buena idea para disfrutar plenamente de ella con calma y tranquilidad. Sin embargo el forastero que ignora la pragmática, al llegar al límite de penetración, se encuentra con un amable policía local que le indica que no puede pasar, salvo que tenga reserva en  un hotel céntrico o sea residente

 

Y el que no la tiene, ni lo es, ¿dónde puede ir?

Estimo que si tanto se desea la llegada de visitantes hay que hacerles fácil venir a València. ¿Como?’ Habilitando estacionamientos –vigilados- gratuitos en los descampados –que los hay- próximos a las entradas  para dejar allí los coches y que haya  una indicación de la parada de EMT más próxima y un cartel con los números de teléfono para pedir un taxi. ¿Elemental, no, Dr. Watsons?

 

Pues si queremos turistas que disfruten de la  fiesta y se marchen satisfechos  de València solucionemos este y problema y otros parecidos. Así volverán otro año..

 

                                                     José Soler Carnicer