Editorial 75

  

          LAS FALLAS PATRIMONIO CULTURAL INMATERIAL DE LA HUMANIDAD

 

José Soler Las Fallas han pasado de ser una simple Festa de Carreri a  constituir una manifestación que va mucho más allá del simple divertimento de un grupo de vecinos que alzaban sorpresivamente una falla en una noche del mes de Marzo.

 

Aquel chusco monumento no podía quedarse estancado en una simple hoguera, como ocurre en otras comunidades. Nuestro carácter y nuestra inventiva nos obligaban a más. Y pronto alguien tiró unos petardos y más tarde una traca. Y más todavía, para que no fuese difícil la identificación de la aviesa crítica del monumento, un improvisado vate escribía unas cuartetas bufas que se pegaban en las paredes de las casas o en el mismo catafalco, señalándolo claramente. ¡La Falla ya había nacido!

Pero nuestro carácter nos seguía exigiendo más y con la competencia fueron superándose los monumentos que, como no podía ser menos, dado nuestro espíritu artístico, se fueron convirtiendo en verdaderas obras de arte.

Y como una fiesta resulta insípida si no hay música y bullicio se pidió la participación en la fiesta de las bandas de música y se aumentó la dotación pirotécnica bajo la forma de nascletàs y castells.Lo demás ya es historia. La fiesta ha ido desarrollándose en un crescendo imparable que parece no haber tocado fondo, ni tener fin.

Las Fallas en 1946 recibieron el título de Fiestas de Arte de Interés Nacional y en 1965 el de Fiestas de Arte de Interés Nacional y Turístico. Un reconocimiento mayor llegó en 1980 cuando fueron declaradas Fiestas de Arte de Interés Turístico Internacional.  En 2005 según un estudio realizado en Holanda la Fiesta de las Fallas es la número uno de un  “TOP-50” de Europa, s. O lo que es lo mismo, las FALLAS SON LA MEJOR FIESTA DE EUROPA”.

Pero queremos más, porque merecemos más. Valencia quiere y desea que la Fiesta de las Fallas sea declarada por la UNESCO Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad pues motivos y razones  para merecer este reconocimiento no le faltan.

Ahora, con el apoyo oficial y popular se presentará la petición en la sede de la UNESCO de París, en Octubre del presente año.

 

                                               José Soler Carnicer